Repartir candela

Cada día se estila más la interacción entre programas. Vamos, que unos salen confiados a grabar a la calle y los que acaban cayendo en la trampa y grabados son ellos mismos. Se ha desatado una guerra entre programas y se dan candela y les pagan cuando menos piensan con sus propia medicina. Uno de los iniciadores de esta tendencia es Jordi Évole, el llamado El Follonero que fue capaz de infiltrar dos personajes en el programa de Patricia. Un joven matrimonio que se había separado por su adicción a los chat. De esto y de otros momentos televisivos podemos ser testigos en Salvados por la tele, la mejor apuesta televisiva de este verano, ya que explota el interminable filón cómico que este medio tiene y que, además, le crece día a día. Y quién mejor que El Follonero para meter el dedo en esas llagas que han dado momentos tan interesantes como aquel sagrado instante en que su santidad recibía de sus manos la guitarra delChikichiki . </p><p> Pero la gran apuesta veraniega sigue siendo OT . La escasez de la propuesta hace que nos la encontremos con más frecuencia y que espectadores que no le habíamos hecho ni caso hasta ahora, nos dejemos caer justo cuando ya sólo quedan tres concursantes y se barrunta el final. Ayer al que le dieron también de su propia medicina fue al borde por excelencia de Risto Mejide «has pasado de calvo con greñas a skinhead», le dijo el concursante Pablo como sacando valor de su más que posible salida del programa. A Risto no le cambió la cara. Acostumbrado como está a repartir estopa no le quedaba otra que aguantar el golpe con entereza. Luego vino la lectura del veredicto del público y al concursante no lo echaron. Algo me dice que esos encontronazos entre concursantes y jurados están preparados. Ayer a estos magos se les vio el truco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *