Txomín y Zapatero

Más que los concursantes aprendan técnica, lo que han conseguido en Fama ¡a bailar! es a que en cada conexión se ventile algo. Llevamos 112 días en los que su presentadora, Paula Vázquez, ha terminado por romperse las cuerdas vocales. Con esa lectura frenética la verdad es que se ha ganado el sueldo a pulso. Ha transmitido a la perfección eso de vivir al borde de la expulsión. A bailar, lo que se dice a bailar, no han aprendido mucho estos chicos. Salvo alguno que no sabía nada y ahora es capaz de dar un par de giros con cierta elegancia, no les va a salir el truco de convertir en cisnes a esos patitos. De los realizadores, mejor ya lo dejamos. Han conseguido el récord histórico de retransmitir miles de horas de baile sin que se vea una pirueta completa. La dinámica de este concurso hace que tenga un final y que lo aprovechen para meter de rondón Modelos 08. Esa transición la están haciendo tan bien que todo apunta a que en Cuatro vamos a encadenar concursos hasta que la audiencia huya aburrida con tanto secuestro televisivo.

Ayer desembarcó con todas sus naves la familia de Txomín de Eibar. Comenzó la nueva temporada de Mi querido Klikowsky y esto promete. Los actores y los guionistas han ido creciendo y se les nota ese poso que da la experiencia. Ayer les tocó pelearse con el tirón y el talante de Zapatero en ese intento desesperado de TVE de alargar las elecciones toda la legislatura. A este paso los siguientes en hacer una reality show van a ser los periodistas invitados al sube y baja de 59 segundos . Lo programaron en horario estelar. Entre las diez y las once de la noche se produjo el conocido minuto de oro, el momento en que el mayor número de espectadores miraban si al micrófono de Zapatero la habían dado viagra o se le bajaba como a todo el mundo.

4 comentarios sobre “Txomín y Zapatero”

  1. Hola que sepas que he leído todas las críticas de este mes que tienes señalado en azul en el calendario y quería decirte que me sorprende la capacidad que tienes para analizar este medio. También quería unirme a la felicitación por tu millón de visitas. Yo creo que es todo un récord para un medio local. Enhorabuena. Te siguiré en el calendario de mayo.

  2. Grande Javier, eres grande.

    Llevo tiempo intentando contactar contigo: cosa de volver hace unos meses a la llamada «vida laboral», me lo ha hecho casi imposible.

    Quiero unirme a Telmo y felicitarte sinceramente por el número de visitas (ahí está quien suscribe y…¡ay, si se pudieran contar las de «papel!), y quiero hacerlo como sólo sé, recordando unas palabras, si me lo permites, del bueno de Nietzsche:

    «El vanidoso se alegra de toda buena opinión que oye acerca de sí (totalmente al margen de todos los puntos de vista de la utilidad de esa opinión, y prescindiendo asimismo de que sea verdadera o falsa), de igual modo que sufre por toda mala opinión: pues se somete a ambas, se siente sometido a ambas, merced a aquel antiquísimo instinto de sumisión que en él se abre paso«. («Humano demasiado humano«: las cursivas son del propio autor).

    Incumples dicha «norma del vanidoso» y ello te honra, huelga decirlo.

    Un televisivo saludo, Javier.

  3. Hola paisano Telmo e Iñaki compañero de blog. Gracias a los dos. La este blog oblia cierta constacia, es cierto, pero sólo así uno puede ir profundizando en el asunto televisivo.
    Iñaki respecto a la cita de Nietzsche pues me la aplico, a sabiendas de que no la cumplo o es posible que no termine de comprenderla ¿qué quiere decir con lo del antiquísimo instinto de sumisión? A mni la vanidad no me termina de parecer mal siempre y cuando haya algo más que el puro regodeo y peloteo. Ahora recuerda hermano Iñaki aquella otra frase de:l EclesiastesVanidad de vanidades, todo es vanidad.Teme a Dios, y guarda sus mandamientos, porque esto es todo el hombre; Que hará Dios dar cuenta en su juicio de todas las faltas, y de todo el bien y el mal que se habrá hecho.
    Respecto al millón de visitas yo creo que ese contador se ha vuelto loco. Un abrazo a los dos.

  4. [quote:d4ecf3dc5e=»Javier Arizaleta»]Hola paisano Telmo e Iñaki compañero de blog. Gracias a los dos. La este blog oblia cierta constacia, es cierto, pero sólo así uno puede ir profundizando en el asunto televisivo.
    Iñaki respecto a la cita de Nietzsche pues me la aplico, a sabiendas de que no la cumplo o es posible que no termine de comprenderla ¿qué quiere decir con lo del antiquísimo instinto de sumisión? A mni la vanidad no me termina de parecer mal siempre y cuando haya algo más que el puro regodeo y peloteo. Ahora recuerda hermano Iñaki aquella otra frase de:l EclesiastesVanidad de vanidades, todo es vanidad.Teme a Dios, y guarda sus mandamientos, porque esto es todo el hombre; Que hará Dios dar cuenta en su juicio de todas las faltas, y de todo el bien y el mal que se habrá hecho.
    Respecto al millón de visitas yo creo que ese contador se ha vuelto loco. Un abrazo a los dos.[/quote]

    No puedo obviar mi «vanidoso» instinto de responder a tu pregunta: ¿instinto de sumisión?. Está clarísimo: 40 años de dictadura aquí sin el más mínimo -o casi- atisbo de rebeldía son un ejemplo; lo mismo que el acceso al poder a través de las democráticas urnas de alguien con un discurso tan poco democrático como Hitler; la sumisión es algo muy humano. Sabía de qué hablaba el viejo «intempestivo» cuando en contra del incipiente nacionalismo alemán, esgrimía a modo de advertencia de nuestra tendencia a subsumirnos a la masa, al pueblo, la raza, la clase…Tal vez ello le llevó a morir siendo apátrida, cosa que en el centenario de su nacimiento (año 2.000), a ningún alemán se le ocurrió recordarlo.

    Por lo demás, estoy contigo: todos los que escribimos nos dejamos llevar por la vanidad (de ser leídos, claro).

    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *