Piruetas y vagos

Es curioso que los de Cuatro, que cuando empezaron sus emisiones venían con la firmeza de erradicar la telebasura, hayan claudicado tan pronto, y que sus programas estrella sean, precisamente, los reality shows. Primero, con el innombrable Supermodelo , donde las chicas, muy delgadas, desfilaban encerradas en una jaula de cristal, y, ahora, con Fama . Pero ésta es otra historia. Hasta ahora la escuela de danza seguía su rutina repleta de esfuerzo, roces y nominaciones. Ahora los personajes ya se han hecho conocidos. Tienen el corazón ganado a miles de espectadores. El otro día salieron a la calle a realizar una actuación y se encontraron de sopetón con que eran unas estrellas que causaban el llanto apenas dedicaban a la gente una sonrisa. Menudo golpe de efecto. De buenas a primeras descubrieron que eran unos personajes admirados hasta el fanatismo por el público. No seré yo quien me meta con el triunfo de estos chavales. Pero noto desde entonces que los profesores han dejado ya la parte formativa y comienzan a hacer preguntitas indiscretas. Se han dado cuenta de que tienen creados los personajes y que ha llegado el momento de darle una vuelta de tuerca a su lado sentimental para vendérselo al público. Como sigan por ahí, desde luego habrán perdido esa credibilidad que se le presupone a esta cadena de tener objetivos más lícitos que otras que triunfan con la exhibición sin tapujos de la intimidad. De golpe y porrazo, los que hasta ahora sólo daban consejos sobre la posición del cuerpo y corregían las piruetas, va y resulta que se han vuelto unos cotillas. Y hablando de mirones, los de la DGT, que se siguen negando a conducir por nosotros, para despistar se les ocurre hacer una programa de conducción en Antena 3. ¿Será para contrarrestar los excesos de velocidad de Fernando Alonso en Telecinco?

Un comentario sobre “Piruetas y vagos”

  1. Hola Javier. Una pregunta: ¿Para mi que esta profesora que pones en la foto es una de las bailarinas de Crónicas marcianas? ¿No? Un ombligo así no se olvida facilmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *