Solitario Gasset

Si ven la carita de acojonados que ponen los bailarines de Fama ¡A bailar! cuando los Rotenmeier de sus profesores les dicen si los nominan seguro que se echan a llorar. No se entiende en estos días ese papel de borde que comienzan a tener todos los profesores de estas academias televisivas. Es como si dieran por hecho que la pedagogía vende más si se adoptan los papeles que interpreten aquella frase de “la letra con la sangre entra”. Y hablando de sangre, los de Antena 3 sí que se han dado prisa en hincarle el diente al personaje del delincuente más buscado de los últimos tiempos. Soy el solitario es un ejemplo de reflejos, de que hay mucha televisión que hacer a nada que se eche un vistazo a la realidad. Claro que estas producciones se les nota la factura. No tienen la calidad que se debería exigir a un drama televisivo. De alguna manera se les podría perdonar porque nuestras productoras no están preparadas para hacer un trabajo con unos medios con los que en otros países ni se lo plantearían. Lo que sabe bien de esta iniciativa es, precisamente, el atrevimiento que en televisión, a veces, es más importante que la calidad de la factura.

Hoy jueves es el día en el que algunos noctámbulos nos dejamos horas de sueño viendo Días de cine . Desde hace un mes ya no aparece la figura del conocido por su papel de presentador mosqueado el irrepetible Antonio Gasset; el que durante una década fue la imagen de referencia para buena parte de los cinéfilos. Se ha ido pero el formato del programa sigue intacto. En ocasiones uno tiene la impresión de que se trata de una broma y de que va a volver a aparecer para hacer un corte de publicidad de aquellos que, lo mismo te intentaba atrapar para que no apagaras le tele que directamente te mandaba a la cama con la frase “total, para lo que hay que ver”.

2 comentarios sobre “Solitario Gasset”

  1. Echo de menos al Gasset despeinado de realidad presente, al de la claridad sincera de palabras directas, de lo poquito real en esta Televisión post-Crónicas marcianas, de cotilleo dineril, concursos musicales que regalan falsas ilusiones ante un jurado impertinente y de mala educación, donde su ley es el menosprecio, la desfachatez y la humillación…

    Aquí sigo con mi cine, noctámbulo de programas de Historia en canal por cable y esperando algo mejor en la pequeña pantalla

    Un abrazo Don Javier–

  2. Me uno a la nostalgia de Marco: echo de menos al Gasset que sufría -como aquellos que le veíamos- un horario indecente para tamaño programa.

    Todavía recuerdo cómo en el Madrid de la Calle Goya, en unos grandes almacenes dedicados a libros, tuve la suerte de ver su altísima figura y su prominente nariz metidos en unos textos de filosofía y ensayo que a quien suscribe, también interesaban. Es el recuerdo que de él me queda.

    Bien es cierto que en el famoso buscador de vídeos cortos, nos quedan sus comentarios jocosos, cínicos (en el sentido filosófico y no despectivo del término), comentando sus filias y sus fobias (que todos poseemos) y demás entrevistas al personaje en cuestión.

    Yo, siempre lo recordaré con su aire estudiadamente descuidado, ojeando por encima libros que ambos veíamos interesantes (éramos los únicos en dicha sección: eso une, aunque sea platónicamente, una barbaridad).

    Aprovecho la ocasión para enviar, cómo no, un grato saludo a Javier: de nuevo te he leído, pero esta vez en un sitio más grato, al otro lado del “charco”. 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *