Los lunes al sol

La llegada de ¡Mira quién baila! supuso una pequeña revolución dentro del declive general de TVE. Se veía claramente su apuesta por la tele espectáculo, recurriendo a todo tipo de personajes de paja que fueran capaces de bailar al son que les marcaba el reconocimiento público y la pasta. Con este tipo de programas, la tele pública decana de este país abandonaba la posibilidad de que pasáramos los lunes al sol de una programación que apostara por la cultura. En vez de inteligencia un, dos, tres, mambo, en lugar de calidad, cinco y seis chachachá, en vez de novedad ocho y nueve pasos de rap. Ayer cumplieron 100 programas y no les felicitamos abiertamente porque hay detalles muy chungos, como aquél de que emplearan parte de su futura deuda y del dinero público para la nieta del dictador.

Los que sí apuestan por poner un poco de sol y de lumbre en la noche de los lunes son los de ETB 2. Detrás de Mi querido Klikowsky , esa comedia que tiene momentos a la altura de Los Simpson , han ubicado el calor del debate atrevido de Políticamente incorrecto con Estíbaliz Ruiz de Azúa. Claro que la noche de los lunes no es la más indicada para trasnochar mucho. Los que seguimos estos debates sabemos por experiencia que si te dejas llevar hasta el fragor final de las discusiones, te dan las mil y eso es una faena a nada que el espectador tenga que madrugar. Por una u otra razón los programas interesantes, esos a los que los espectadores se acercan con la seguridad de que encontrarán momentos de buena televisión, como pueden ser también qué sé yo: Buenafuente o Noche Hache , ésos, los guardan para el final. No queda claro si porque consideran que en horario estelar fracasarían o todo lo contrario. El caso es que no estaría mal un poco de sol y de inteligencia en la programación ahora que nos llega el invierno.

Un comentario sobre “Los lunes al sol”

  1. Un afectuoso saludo, amigo Javier:

    Únicamente -a modo de intruso- me interno en tu fabuloso blog para recordarte que he tenido el placer (como tú muchas veces has hecho conmigo)de leerte en los últimos tiempos «en papel«.

    Realmente ha sido gratificante (aunque extraño dada la situación que en mi blog describo en el último artículo que con aprecio te dedico) leer tu columna en tan inesperado lugar.

    Recibe un abrazo de tu «virtual» (por el medio) amigo y compañero de blog: Iñaki Oneca Agurruza.

    Saludos. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *