Luces y tinieblas

Si hubiera posibilidad de denunciar la violencia que se ejerce sobre algunos medios se podría afirmar sin tapujos que La 2 de TVE es una cadena históricamente maltratada. Tanto es así que lo que extraña no es que su audiencia haya bajado hasta el ridículo 5% actual, si no que esta cadena exista. La 2 ha sido utilizada como trampolín para multitud de saltimbanquis televisivos, entre otros los que actualmente dirigen los informativos de La Primera. También se ha utilizado como cajón de sastre donde meter caprichos personales como ocurre ahora con el despliegue exagerado de la información hípica. Lo último que se les ha ocurrido es retrasar todavía más el Telediario de la noche y darle un toque como más alternativo. El resultado es tan ambiguo como los contenidos que aparecen. Uno no sabe si le van a dar una noticia o le van a ofrecer un recital de heavy metal, un recital de poesía o la primicia de que, el mayordomo de Lady Di practica el submarinismo y milita en Greenpeace. Vamos que cada día se ve más claro que a esta cadena le quedan, nunca mejor anunciado, diez telediarios antes de que decidan calzársela o venderla a uno de esos emporios informativos que compran televisiones a cambio de favores propaganda política camuflada de información.

Ha vuelto Cuéntame y ya estamos en 1975. La vida en esta serie pasa algo más rápida que la parte histórica que recrea. Menudo año el 75, con la muerte de Franco como colofón a 40 años de atrocidades. Los que no terminan de envejecer son sus protagonistas, los Alcántara: Imanol Arias, Ana Duato abuelos y cada día más jóvenes; y no digamos la abuela, doña Herminia, interpretada por la gran María Galiana, que en estos ocho años ha rejuvenecido 15. Y hasta se nos ha echado novio. La serie recoge el rejuvenecimiento general que dio paso a cuatro décadas de tinieblas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *