Eso me pareció

SI el presentador de Identity asistiera como invitado a su propio programa, los concursantes lo tendrían difícil. Vamos, que antes que presentador podría pasar por actor de melodramas televisivos, galán de verbena en horas bajas. Es frío, no controla los tiempos de la comunicación y cuando mira a la cámara parece exigirle, inútilmente, que le quiera. Pero afortunadamente para los concursantes él se dedica a presentar pausadamente, eso sí, y no es el centro de la pregunta sobre su dedicación. Los que sí han decidido tomárselo con rapidez son los de Antena 3. Pusieron a trabajar a un grupo de guionistas en la elaboración de una serie sobre el delincuente y asesino más buscado y recientemente detenido en Portugal, conocido como El Solitario. Da un poco de grima que a un tipo capaz de quitar la vida sin más miramientos, se le haga este homenaje aunque a esta palabra haya que colocarle unas comillas. Quizás sea porque no estamos muy acostumbrados a que las noticias se conviertan tan rápido en series de televisión: les dejamos ese tarea a los americanos. Ellos enseguida adaptan sus catástrofes y sus guerras a guiones que el cine y la pequeña pantalla usan buscando lo más cercano a la inmediatez. Puestos a buscar historias la de El Tour de este año lo ha tenido todo. Bueno, todo, todo no pero con un poco de imaginación y colocando a algún detective tipo CSI buscando pistas sobre EPO y ADN la clavan. O, mejor aún: ¿se imaginan el trabajo que tendría House en la ronda gala?; ¿y la cara de miedo de los ciclistas tramposos cuando entrara cojeando en sus habitaciones para mirarles el iris? El final feliz lo puso el joven Contador y para chica fatal he visto una azafata, de esas que entregan el león de trapo, que se les podría dar una oportunidad. A la hora de los besos su talento de actriz saltaba a la vista. O eso me pareció, vamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *