Sobada en directo

LAS tecnologías avanzan que es una barbaridad pero, por lo visto ayer en la primera jornada de los Sanfermines, no para las conexiones en directo. Ayer, en el Chupinzao se demostró que las cobertura de las antenas portátiles que llevan las unidades móviles no son compatibles con el escenario de calles estrechas de la parte vieja de Pamplona. Resulta que la novedad más importante de la retransmisión del Chupinazo estuvo precisamente en darle un estilo tipo Pamplona directo y metieron a una periodista y un cámara en la olla a presión de la plaza del ayuntamiento. Las imágenes, más que una información, le pueden servir a ella para presentar denuncias por el acoso al que fue sometida por varios individuos que se dedicaron a sobarla en directo, en pleno horario infantil. Con un estilo más tradicional pero más efectivo, ETB 1 se dedicó a mostrar el espectáculo con un comentarista pendiente del directo, pero sin otra misión que la de comentar las imágenes. El Chupinazo en la vieja Iruña es una postal audiovisual en sí misma. Apenas cambia de año en año y puede que ésa sea su grandeza. Meter cámaras a pie de suelo puede aportar una pequeña información, pero el icono fundamental son esos picados que las cámaras captan desde las azoteas y los balcones más altos de los edificios que forman la plaza. Mejor no entrar en valoraciones sobre la actuación de la protagonista de lanzar el cohete, la alcaldesa de la ciudad, Yolanda Barcina. Pese a sus silencios prolongados y ganas de ser la protagonista, sucumbió, como todos, a esa enorme estampa viva que es la plaza del Ayuntamiento a vista de pájaro. Una perspectiva divina y, para quienes amamos estas fiestas, un espectáculo emocionante que en unas horas llegará a todos los rincones del mundo sin protagonismos y a pesar de las interferencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *