Urdaci y Valentín


En Antena 3 no estaban conformes de cómo les iban las cosas por las mañanas. Después de calzarse a Teresa Campos y pagarle su contrato multimillonario mientras está en su casa, por fin se han decidido a mover ficha. Sacan a Susana Griso de hacer morritos en los telediarios y la colocan de par de mañana. Una de las novedades, por llamarla de alguna forma, es el cara a cara del ex director de los informativos de Telecinco Juan Pedro Valentín, aquel de los días gloriosos del chapapote versus Alfredo Urdaci, ya saben: el ángel de la guarda que el Partido Popular colocó en TVE que, por poner un ejemplo, fue capaz de negar el pan y la sal a la huelga general más importante de los últimas décadas en este país. Más que nada uno habla a favor y el otro en contra, un género bastardo que convierte el pensamiento y el periodismo en un plato al que le van echando lo que les convenga. El programa de la Griso se llama Espejo público, un título que debería pertenecer a TVE, pero ya se sabe que éstos prefieren subvencionar a los nietos del generalísimo, pagarle horas extras a Anne Igartiburu y dejar que la seguridad social se haga cargo de los miles de mandos intermedios de los que está poblada esta cadena. Y desde luego hay que felicitar a ETB2 por los 600 valores añadidos deLa noche de… El programa conducido por Félix Linares, la voz más sonora de la televisión vasca, se ha abierto un hueco interesante en una franja horaria donde las grandes cadenas programan su artillería pesada.La noche de… ha hecho de la divulgación cinematográfica un pequeño clásico televisivo que mantiene viva la afición de muchos telespectadores que no pisan todo lo que quisieran las salas de cine. Supone la confirmación de que sí existe una manera de hacer televisión que no tenga que ver con el mercadeo rosa y el asalto a las tumbas putrefactas que tanto se estila.

2 comentarios sobre “Urdaci y Valentín”

  1. Este Valentín siempre me pareció una especie de Marichalar mezcla con un Nicholas Cage devaluado, lo de la Campos… en fin, una diosa encumbrada en el patetismo periodistico de una mujer maleducada en mañanas tristes de politiqueo gris. Pero esta diosa llega al olimpo del peloteo de sus compañeros que la alaban como entrañable prototipo de la españa de castañuela y pandereta, de hijas rubias con tetas rebosantes de pipis estradas. La Grisso me consta que es buena persona, y buena está, además tiene sentido del humor y parece buena persona, lo sé por un amigo, que por cierto trabaja en una revista de mi querida Miami Beach (que bien vive) no puedo decir lo mismo de su ex compañero de telediario el «hijísimo» Matias Prats, si,el de cero por ciento tae, este tipo no es precisamente un ejemplo de buen humor y simpatía, algo amargo por lo poco que sé. Sin duda me quedo con el bueno de Linares, ese sinatra euskaldún de voz atrapada en fotogramas anecdóticos del mayor de los suéños, el cine.

    Y me despido, no sin antes recomendar un libro que tengo entre mis manos «La noche de» , de Eduardo Llorente y David Erauskin, con prólogo de Felix Linares, editado por EITB. Dedicado a Iñaki Paniagua.

    –Saludos 🙂

  2. [quote:b7d79a76c3=»marco»]Este Valentín siempre me pareció una especie de Marichalar mezcla con un Nicholas Cage devaluado, lo de la Campos… en fin, una diosa encumbrada en el patetismo periodistico de una mujer maleducada en mañanas tristes de politiqueo gris. Pero esta diosa llega al olimpo del peloteo de sus compañeros que la alaban como entrañable prototipo de la españa de castañuela y pandereta, de hijas rubias con tetas rebosantes de pipis estradas. La Grisso me consta que es buena persona, y buena está, además tiene sentido del humor y parece buena persona, lo sé por un amigo, que por cierto trabaja en una revista de mi querida Miami Beach (que bien vive) no puedo decir lo mismo de su ex compañero de telediario el «hijísimo» Matias Prats, si,el de cero por ciento tae, este tipo no es precisamente un ejemplo de buen humor y simpatía, algo amargo por lo poco que sé. Sin duda me quedo con el bueno de Linares, ese sinatra euskaldún de voz atrapada en fotogramas anecdóticos del mayor de los suéños, el cine.

    Veo que coincidimos bastante en cuanto a nuestras bestias negras televisivas se refiere. Linares es un crack, desde luego, no se le conoce borrón pero le falta un poco de personalidad ante la cámara. Pasa tan desapercibido como Ana Blanco. El hijísimo como le llamas es el ejemplo de lo peor de nuestra televisión una televisión al servicio de unos pocos profesionales y sus familias.

    Y me despido, no sin antes recomendar un libro que tengo entre mis manos «La noche de» , de Eduardo Llorente y David Erauskin, con prólogo de Felix Linares, editado por EITB. Dedicado a Iñaki Paniagua.

    –Saludos :)[/quote]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *