Chicas desnudas

HAY cosas que uno hace cada cierto tiempo, como comprarse unos zapatos, cortarse las uñas de los pies y, por supuesto, acudir a la peluquería. Es aquí donde se enfrenta a ese momentorevista , que diría Boris Izaguirre, y tiene que elegir entre varios títulos que hablan indistintamente de bodas y separaciones. Hay peluquerías que se hacen con los servicios de revistas en las que aparece una chica desnuda en la portada. Como quien no quiere la cosa, va uno y la elige; pero no se crean, más que por las fotos, por los reportajes sobre la anorexia y por el que habla de la pasta que les pagan a Aznar y a González por sus conferencias, que los dos pájaros cobran por una lo de un sueldazo anual. Pero llegan esas páginas comprometidas de los desnudos que uno pasa como quien no quiere la cosa, mirando de reojo por si le mira el vecino; y comprueba que la chica que aparece desnuda se le hace conocida. ¡Toma, claro! Es la que presentaGente : esa morena que tiene el récord de muertes violentas del periodismo de este país, va y se nos muestra desnuda para deleite de los que estén dispuestos a gastarse la pasta en la revista o les toca ir a la peluquería. Puede que haya sucedido en más ocasiones, pero yo ya les he contado dos casos en que las chicas se van de picos pardos y aparecen desnudas en el Interviú . Además, Sonia Ferrer; la vez anterior lo hizo la presentadora Anne Igartiburu que, además de aparecer desnuda en la revista, le hicieron luego un calendario, para que lo colgáramos en la cocina y le marcáramos como un tatuaje los cumpleaños de los niños, las visitas al podólogo de la suegra y demás intimidades. Supongo que esta afición exhibicionista de las presentadoras de la tele pública española tiene algo para que lo estudien los del psicoanálisis. Uno no sabe si el desnudo va por mejorar la imagen de TVE o una simple forma de ir ahorrando para cuando echen el cierre.

3 comentarios sobre “Chicas desnudas”

  1. Pues ya he visto las fotos y creo que están muy retocadas. Ahora cuando aparezca por la tele la vamos a mirar de otra menera ¿No te parece?

  2. recuerdo aquel 11 de julio como si fuera ayer, hace 3 años en un establecimiento en el que se dispensan bebidas alcoholicas como tantos de la plaza del castillo, allí estaba yo con un chaleco rojo de propaganda fortuna, y un pantalón en otro tiempo blanco adornado con el rosa del trasnochado calimotxo, si fue en ese preciso momento cuando la ví apoyada en la barra e intentando disfrutar como una mas de la fiesta, pero ya la habia reconocido, era Sonia Ferrer, con un sombrero de paja y sin llamar la atención intentaba pasar desapercibida consiguiéndolo casi en su totalidad, en una de esas q pasaba la charanga estreché mi brazo sobre su hombro y bailamos haciendo el tonto, yo como si nada, ella riendo y bebiendo bajo el anonimato de las fiestas de San Fermín, las risas continuaron y charlamos un rato de lo q se charla en una noche de juerga, llegaron entonces unos cuantos amigos de la periodista, entre ellos un tipo de mirada perruna y mentón pronunciado, vamos no tenía pinta de catequista. Fue cuando me di cuenta que se había terminado mi minuto de gloria, me acerque a ella le di un beso en la mejilla y le dije «soy Marco, encantado Sonia, ganas mas estando borracha que en pantalla», ella solto una carcajada…. sin dejar de sonreir le dije «supongo que hay que saber perder» asintió sonriendo y yo……. sin mirar atrás me fui por donde había venido con mi cubata en la mano, mi espalda en su mirada y una sonrisa en mi corazón. 😉

  3. [quote:bc20e6981c=»marco»]recuerdo aquel 11 de julio como si fuera ayer, hace 3 años en un establecimiento en el que se dispensan bebidas alcoholicas como tantos de la plaza del castillo, allí estaba yo con un chaleco rojo de propaganda fortuna, y un pantalón en otro tiempo blanco adornado con el rosa del trasnochado calimotxo, si fue en ese preciso momento cuando la ví apoyada en la barra e intentando disfrutar como una mas de la fiesta, pero ya la habia reconocido, era Sonia Ferrer, con un sombrero de paja y sin llamar la atención intentaba pasar desapercibida consiguiéndolo casi en su totalidad, en una de esas q pasaba la charanga estreché mi brazo sobre su hombro y bailamos haciendo el tonto, yo como si nada, ella riendo y bebiendo bajo el anonimato de las fiestas de San Fermín, las risas continuaron y charlamos un rato de lo q se charla en una noche de juerga, llegaron entonces unos cuantos amigos de la periodista, entre ellos un tipo de mirada perruna y mentón pronunciado, vamos no tenía pinta de catequista. Fue cuando me di cuenta que se había terminado mi minuto de gloria, me acerque a ella le di un beso en la mejilla y le dije «soy Marco, encantado Sonia, ganas mas estando borracha que en pantalla», ella solto una carcajada…. sin dejar de sonreir le dije «supongo que hay que saber perder» asintió sonriendo y yo……. sin mirar atrás me fui por donde había venido con mi cubata en la mano, mi espalda en su mirada y una sonrisa en mi corazón. :wink:[/quote]

    Hola Marco. La historia que cuentas es preciosa y se merecía haber acabado en los amados jardines de la Taconera de los que habla Epicuro, o con un beso de tornillo en lo alto de la noria. Pero tu actitud de personaje del oeste te honra. Podrías haberlo intentado pero esa manera de salir nos caracteriza a algunos (déjame que me incluya en ella) Gracias por tu historia. Apu tienes razón desde las fotos aunque no quiero yo también la miro de optra forma. Ahora que conocemos la historia de Marco la vestiremos con un sombrero de paja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *