Libre como el mar

PUESTOS a elegir entre OT y El coro de la cárcel me quedo con este último. Y eso que hay varios peros que ponerle a este reality. Hacerles cantar la canción de Libre de Nino Bravo es una de las mayores maldades que se ha visto nunca en televisión. Ver al grupo de presos desgañitarse diciendo entre muros: libre como el sol de la mañana, eso no tiene nombre. Sin embargo, el programa es amable; no crea mayores expectativas y transcurre con la normalidad de las cosas habituales. En eso le gana por goleada a OT, donde los presentadores parecen obligados por contrato a que cada uno de sus momentos sea algo estelar y único. Y ya me dirán qué momentos estelares nos va a describir Jesús Vázquez si viene de exprimirle hasta la última gota a La isla de los famosos. La vida, sin embargo, se parece más a los momentos recogidos por las cámaras en la cárcel del Dueso, detrás de cuyos muros uno puede ver el Cantábrico y llama la atención lo perversa que tiene que ser la mente que les hace cantar: libre como el mar. Con todo, la labor social salta a la vista y se ve reforzada por la voz que relata los sucesos de la cárcel. Nada más y nada menos que José Mediavilla: un profesional que ya ha hecho historia gracias a sus importantes trabajos como actor de doblaje, ya que además de ser la voz habitual de Morgan Freeman, Michael Clarke Duncan y James Earl Jones, dobló a Ian McKellen en El Señor de los Anillos. Así que, pase lo que pase dentro de los paredes de El Dueso, canten como canten los presos, venga el familiar que venga a verlos después de haberlos dejado olvidados durante mil años, ahí está la voz de Gandalf para contárnoslo. Una vez sentida la impresión de vivir en la cárcel uno entiende menos la manía de esos concursantes voluntarios a encerrarse como si todo en la vida fuera un juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *