Rosa de televisión


Rosa López acaba de ganar la tercera edición del concurso revelación de esta temporada,Mira quién baila. El programa presentado por Anne Igartiburu ha enlazado tres temporadas sin solución de continuidad. Desde TVE apuestan por matar cuanto antes esta gallina de los huevos de oro. Repiten formato antes que dejarse comer por la competencia, que los está relegando a un cuarto puesto en el panorama nacional, si pensamos que la suma de las televisiones autonómicas forma una única cadena como a veces aparece en algunos estudios. Lo cierto es que la Primera está más cerca de alcanzar los porcentajes de La 2 que de recuperar el terreno perdido y pillar la delantera a Antena 3 y Telecinco. Es tal la desesperación, que tienen a Anne Igartiburu viviendo en un plató como única apuesta capaz de sobrellevar, durante un tiempo, la ruina. A cambio, a esta rubia la están quemando (o se está dejando quemar). Nadie niega de su capacidad para el directo y del poder de sus ojos para enamorar a la cámara, el problema es que, a veces, hasta los enamorados acaban aburridos de ver siempre la misma cara. Se apuesta sobre seguro. Si el Mundial nos recuerda que un simple partido es capaz de paralizar un país deberíamos pensar que normalmente esa parálisis es aprovechada por algunos para deslizar las noticias más escabrosas. Un simple concurso puede triunfar si invitamos a los que ya ganaron otros y son conocidos, es decir, que baile Rosa de España aunque en su vida haya dado un paso. Y hablando de reediciones, ayer se presentó el primero de los siete castings de Operación Triunfo . Las colas, como siempre, hablan por sí mismas. Resulta que eso del trabajo duro y la perseverancia es sinónimo de aguantar durante dos días en una cola. Por cierto: ¿Será capaz Rosa de ganar el Pasapalabra?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *