¡Vaya mimbres!

HAY una norma no escrita, pero que funciona en nuestra televisión, que otorga todo el protagonismo a los que en un momento fueron conocidos por una circunstancia u otra. Esa misma ley por la que ahora a Fernando Alonso lo visten de bárbaro, le ponen a bailar claqué y lo que haga falta. Pasó lo mismo con los presentadores de informativos. Personajes superfamosos puesto que, día a día, pasan más de una hora delante de millones de personas y que, ahora, venden su credibilidad hasta el punto de que no sabes si cuando te venden una cuenta naranja te están dando una primicia. Luego existen también los personajes con tirón. Aquí el ejemplo más significativo es Anne Igartiburu vendiendo parcelas o adosados o lo que sea ese batiburrillo que venden en Oropesa. Al parecer, la clave está en alargar el tirón del famoso hasta las últimas consecuencias. Los sollozos de Belén Esteban, a Rosa de OT cuya voz prodigiosa ahora resulta que no vale un pimiento y la tienen todo el día ensayando pasos acrobáticos en Mira quien baila. Eso por no hablar de Fernando Romay, un tipo grande donde los haya que lleva décadas intentando triunfar en el mundo de la televisión. Luego están los participantes en concursos como Gran Hermano. Un pequeño trampolín que permite a los concursantes formar parte durante un tiempo limitado de tertulias del corazón. Su mayor mérito es sentarse en una de esas sillas y vender lo que haga falta para seguir sentado en ella. Personajes siniestros como Kiko y Aida, especialmente preparados para sacar los trapos sucios y hacer bazofia televisiva con ellos. Puro equilibrismo el de unos y otros. Unos venden su credibilidad, a otros les basta con hacer su papel y estos últimos que saben que, o muerden, o se van a la calle. Con estos mimbres, claro, tenemos la tv que nos merecemos.

4 comentarios sobre “¡Vaya mimbres!”

  1. Es lógico si fueras publicista no elegirías caras que venden algo tan serio como noticias de telediarios para vender lo real que es la rentabilidad de ofrece ese producto bancario??
    Ha no ser que las estadísticas sean una mentira parece que nos dejamos hacer…(convencer…)… por las caras conocidas, aunque, tu estas seguro de que esto es así realmente, en tus comentarios se demuestra que no, quizá llevan tanto tiempo vendiendonos esta idea que nos la creemos por no discutirla. Seguro que en la carrera de periodismo, publicidad… etc se sigue hablando del poder de la imagen …

  2. Hola Zuriñe, pero es que yo soy publicista y en realidad todos los somos. El tema es que nuestro Matias (digo nuestro porque lo llevo viendo en casa desde mi más tierna infancia y eso que tiene pocos años más que yo) Tu puedes hacer publi por tu cara bonita pero digo yo que esa credibilidad que ya has vendido a la marca es la que luego te falta cuando de nuevo te pongas a dar noticias. Y luego en la uni se seguirá hablando del poder de la imagen seguramente y con toda la razón pero los que hacen la tv actual no son más especialistas en marketing que en comunicación. Y te juro que hay una diferencia importante.

  3. Siento entrometerme en vuestra conversación, pero me gustaría que tuvierais en cuenta que además de peligrar la credibilidad del famoso en cuestión (que eso al fin y al cabo es un riesgo que corren a cambio de dinero), peligra igualmente la credibilidad de las noticias. Es decir, puede que la gente se plantee que una persona que le ha estado dándo las noticias día tras día, ahora le está vendiendo un producto y se puede plantear si cuando le contaba la actualidad no le estaba vendiendo algo también y a eso hay que sumar que gracias a Urdaci parece que los periodistas deban justificarse continuamente (cuánto daño hizo a la profesión).

    Respecto a la credibilidad de los famosos, un caso que me vino a la cabeza al leer el artículo es el de Mercedes Milá. Yo la tenía como una mujer super seria y de un día para otro la veo presentando Gran Hermano (también hay que decir que lo hizo muy bien y que gracias a ella el programa funcionó).

    Por último, quiero destacar que lo que se explica hoy en día en las facultades de comunicación es la gestión de las percepciones. No se le da tanta importancia a una imagen sino a cómo la marca es percibida por los receptores y esta percepción no se gestiona sólo desde la publicidad, sino también desde otros muchos ámbitos de la comunicación empresarial (llámese RR.PP.)

  4. [quote:a5c28e704b=»Elsa»]Siento entrometerme en vuestra conversación, pero me gustaría que tuvierais en cuenta que además de peligrar la credibilidad del famoso en cuestión (que eso al fin y al cabo es un riesgo que corren a cambio de dinero), peligra igualmente la credibilidad de las noticias. Es decir, puede que la gente se plantee que una persona que le ha estado dándo las noticias día tras día, ahora le está vendiendo un producto y se puede plantear si cuando le contaba la actualidad no le estaba vendiendo algo también y a eso hay que sumar que gracias a Urdaci parece que los periodistas deban justificarse continuamente (cuánto daño hizo a la profesión).
    Respecto a la credibilidad de los famosos, un caso que me vino a la cabeza al leer el artículo es el de Mercedes Milá. Yo la tenía como una mujer super seria y de un día para otro la veo presentando Gran Hermano (también hay que decir que lo hizo muy bien y que gracias a ella el programa funcionó).
    Por último, quiero destacar que lo que se explica hoy en día en las facultades de comunicación es la gestión de las percepciones. No se le da tanta importancia a una imagen sino a cómo la marca es percibida por los receptores y esta percepción no se gestiona sólo desde la publicidad, sino también desde otros muchos ámbitos de la comunicación empresarial (llámese RR.PP.)[/quote]
    Hola Elsa, supongo que te apellidarás Pataki ¿no?. Es broma. Me ha gustado mucho eso de la gestión de las percepciones y en el fondo me parece bien que se vea el asunto de este modo que es más o menos lo que digo en la columna. Con respecto a Mercedes Milá borda su papel sí pero el de actriz actriz protagonista. Y creo qeu la noticia no sufre el que sufre es el informativo por la credibilidad de quien vende lo mismo noticias que marcas bancarias. Que un presentador de informativos como Matías que es la persona con mayor credibilidad venda cuentas me parece raro, raro, raro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *