En televisión eligen a dedo

No sé qué piensan a estas alturas de la cantante Pastora Soler. Ese invento de TVE que cantará en el Festival de Eurovisión de 2012, que se celebrará en Bakú (capital de Azerbaiyán para los que no estudiaron la ESO) allá por el 26 de mayo. Es más de lo mismo. La canción Quédate conmigo tiene las mismas posibilidades de triunfar que los últimos candidatos incluido El Chiquilicuatre. El tono en el que canta esta mujer pone a prueba sus cuerdas vocales y el tímpano de los espectadores. Es tan forzado que en Eurovisión puede rozar los gallos a nada que los nervios la traicionen. No sé a qué escuela pertenecen estos cantantes como Daniel Diges. Suben tanto que en directo se pueden dar el mayor de los batacazos como le sucedió cuando salió el tipo vestido con la barretina en mitad de la actuación Algo pequeñito. Eurovisión es una apuesta anual que cada año da más grima escucharla. Una competición ficticia que reutilizan cada año, aunque para ello tengan que airear la figura repetitiva de José Luis Uribarri y su libreta de agravios europeos. Ayer empezamos una semana cuyos informativos televisivos pasaron de puntillas sobre otros agravios más intensos como lo son el que a la infanta Cristina no se la vaya a llamar a declarar para no “estigmatizarla” y que a la vicepresidenta Elena Salgado la ficha Endesa, que tiene una división internacional con ambiciosos planes para llenar de presas todos los ríos de la Patagonia. Tras las elecciones de verdad, este sistema permite elegir a dedo al personal, da igual que sea el candidato a Eurovisión que completar los sillones millonarios de los consejos de administración de las empresas semipúblicas. Con un poco de suerte, los próximos representantes políticos los pueden elegir las empresas. Así luego ya no tienen dudas a la hora de ficharlos.

Ese escote no es lo que parece

LLEGARÁ el día en que GH decida que no se suspende. Que se quedan ahí metidos para toda la vida. Es tal el éxito que atesora que en la selección de sus concursantes está su máxima virtud. Digamos que primero meten un tipo que va de homófobo llamando maricón, y así, a todo lo que se mueva y luego, para compensar, introducen otro concursante al que le pintan de rosa y acompañan de la bandera del arcoiris. Hay una idea como de domesticar los debates domesticando antes a los concursantes. Es lo que les suele pasar a los que se dejan encerrar en los corrales por mucho que los revistan de platos de televisión. El jueves la que salió fue la concursante Ochoa que ofreció el morbo de que tras su participación acabaría casándose con su novio de toda la vida. Mientras competía y en las galas del programa se le acusaba de infidelidad por mirar de aquella manera a algún concursante. Tras la salida aseguró en rigurosa primicia que se casa y que la boda la hará el conocido como Pater de Gran Hermano 12+1, el cura Juan que fuera aborrecido por la iglesia. Vamos el no va más. Y para mal entendidos el vídeo que circulaba por la red en el que durante una cena de gala el marido de la presidenta se había quedado clavado en el canalillo del escote de Mary de Dinamarca. Después apareció el desagravio ya que la cadena TV2 de Dinamarca admitía con toda naturalidad que elaboró el montaje para meterlo como un fragmento de un programa de humor. Demasiado tarde, el marido de la presidenta pasará a la historia como el viejo verde que no se cortaba ni ante su graciosa majestad. La televisión está siendo utilizada como excusa para reinventarse la realidad. Unas veces para subir la audiencia de los concursos y otras para poner un poco de picante en la realidad. Nada es lo que parece. Esa es la máxima.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=V-GgCq2ukaM

LLEGARÁ el día en que GH decida que no se suspende. Que se quedan ahí metidos para toda la vida. Es tal el éxito que atesora que en la selección de sus concursantes está su máxima virtud. Digamos que primero meten un tipo que va de homófobo llamando maricón, y así, a todo lo que se mueva y luego, para compensar, introducen otro concursante al que le pintan de rosa y acompañan de la bandera del arcoiris. Hay una idea como de domesticar los debates domesticando antes a los concursantes. Es lo que les suele pasar a los que se dejan encerrar en los corrales por mucho que los revistan de platos de televisión. El jueves la que salió fue la concursante Ochoa que ofreció el morbo de que tras su participación acabaría casándose con su novio de toda la vida. Mientras competía y en las galas del programa se le acusaba de infidelidad por mirar de aquella manera a algún concursante. Tras la salida aseguró en rigurosa primicia que se casa y que la boda la hará el conocido como Pater de Gran Hermano 12+1, el cura Juan que fuera aborrecido por la iglesia. Vamos el no va más. Y para mal entendidos el vídeo que circulaba por la red en el que durante una cena de gala el marido de la presidenta se había quedado clavado en el canalillo del escote de Mary de Dinamarca. Después apareció el desagravio ya que la cadena TV2 de Dinamarca admitía con toda naturalidad que elaboró el montaje para meterlo como un fragmento de un programa de humor. Demasiado tarde, el marido de la presidenta pasará a la historia como el viejo verde que no se cortaba ni ante su graciosa majestad. La televisión está siendo utilizada como excusa para reinventarse la realidad. Unas veces para subir la audiencia de los concursos y otras para poner un poco de picante en la realidad. Nada es lo que parece. Esa es la máxima.

El nuevo teléfono de Buenafuente sí tiene cobertura

Ayer se le veía disfrutar a Buenafuente de su adicción a las redes sociales mientras Berto Romero confirmaba que, además de participar en él como chico para todo, codirigiría el programa que tienen previsto realizar pronto para Antena 3. Pero Andreu sigue de momento su temporada sabática y salía de casa rumbo a la feria de la telefonía en Barcelona dispuesto a asimilar y utilizar su tiempo libre en conocer las virtudes del smartphone y otros móviles de última generación. Buenafuente despedía su breve mensaje en Twitter, cómo no, añadiendo un chiste a modo de despedida “espero que haya cobertura”- Y ya lo creo que la hubo. A las pocas horas pudimos ver las impresionantes movilizaciones de los estudiantes de Barcelona. Y vimos también la cobertura policial del tema y cómo trabajaron a destajo para que no interfirieran en la feria a la que un poco antes había ido Buenafuente a la que en realidad le llaman Mobile World Congress. La protesta estudiantil tuvo su reflejo en las informativos. Sobre todo en el de Antena 3, que sacó en primer plano a un gracioso que nos ocultaba sus fechorías contra una sucursal bancaria echando spray rojo al objetivo. Toda una metáfora sobre los métodos de censura callejera que esperemos no sean imitados en el futuro. El problema es la amenaza que sufrió el cámara que además de quedarse con su herramienta de trabajo inutilizada fue rodeado e intimidado por algunos cafres que veían un peligro en salir retratados. Quizás este sea el momento homenaje para esos reporteros que se la juegan cualquier día para seguir esa realidad en medio de los manifestantes más violentos y también de los policías que se extralimitan porque les va la marcha de los porrazos y ven en todas partes a su enemigo. Más vale para todos que ahí sigan las cámaras y quienes las manejan.

Más cine y menos barrio

DENTRO de una semana podremos volver a encontrarnos con Twin Peaks una serie cuya emisión del primer capítulo dejó estupefactos a buena parte de los espectadores. Después de más de veinte años vuelve a la Fox el caso el relato audiovisual de David Lynch sobre el asesinato de Laura Palmer y la música hipnótica Badalamendi. Pura nostalgia porque seguramente los que la volvamos a ver no sintamos la misma emoción y a los nuevos no les parecerá el no va más después de experiencias tan fuertes como Perdidos por ejemplo y además en plena moda de vampiros, licántropos u muertos vivientes, Los espectadores evolucionamos sin darnos cuenta. Eso no quiere decir que todo lo que suene a antiguo pierda valor. El lunes a las nueve de la noche con su consecuente repetición el martes al mediodía pudimos ver en Documentales culturales un reportaje sobre el cine hecho durante la guerra civil. Nos trajo una realidad oculta en las cinematecas y la mala memoria que caracteriza a los responsables de estos archivos de la misma manera que desde TVE no se alcanza a valorar, o sacar a la luz, el potencial del archivo que poseen. El documental nos presentó varios títulos que si hicieron mientras el conflicto se extendía a cada rincón. Emocionante documento. Comprobar la calidad y la entereza con la que fueron realizados mientras a la sociedad le arrebataban la libertad fue una experiencia muy fuerte. Después de más de tres décadas con libertad absoluta para haber puesto en valor, como se dice ahora, este material y haberlo expuesto en televisión, resulta que seguimos con la fórmula de Cine de Barrio revisando lo ya visto porque ha tenido varias reposiciones. No se trata ahora de ignorar a Paco Martínez Soria si no de apartarlo un poco para hacer justicia con los que llevan 70 años marginados. ¿O esperan a que no quede nadie vivo?.

Korta vete a Laponia a echar juramentos

DICE mi madre que ya pasa de ver El conquistador del fin del mundo. Que no soporta la sarta de tacos gratuitos y los constantes insultos de Korta y de los concursantes. Y va a ser que tiene razón. Que una cosa es padecer miserias y otra muy distinta utilizar el lenguaje más insultante que se ha visto en televisión. Tampoco es que no estemos acostumbrados. Las tradicionales conversaciones de bar o de fútbol aportan tal cantidad de improperios al lenguaje que casi todo el mundo ya tenemos coraza. Pero ahora hablamos de un medio de comunicación y aquí los insultos sobran como sobra lo de cagarse a todas horas en alguien sea puta, dios o el fuego que se apaga. Para la próxima edición, Korta, córtate un poco o ya sabes que en casa no podremos seguirte. Claro, eso si estamos por aquí y no en Laponia, que es donde José Luis Feijó, el cerebro que preside la Comisión de Economía de la CEOE, nos quiere mandar. Hasta allá pedía, con un par, enviar a los parados que no aceptasen un empleo. Y quizás por eso el programa Españoles por el Mundo en Laponia batió récord de audiencia el pasado martes y más tratándose de una reposición. No ha quedado claro si la repetición es casualidad o forma parte de los nuevos servicios que TVE comienza a ofrecer a los nuevos inquilinos. Lo cierto es que el empresario debería tomar nota, ya que parece el sueldo medio de cualquier trabajo de aquella tierra es de 45.000 euros. Cifra que provocaría una verdadera catástrofe. Una gran migración planetaria partía hacia el lugar; el gentío acabaría con los hielos del Ártico que ocultarían media Europa y fundirían, de paso, el Perito Moreno. Seguro que todo esto lo ha urdido mi madre: piensa que con la Patagonia anegada Korta se quedará sin poder cagarse en nada. Mamá, qué poco lo conoces mamá.

La venganza de Torrente en los Goya

Nunca la gala de los Goya había contado con una promoción tan destacada. Claro, TVE cuenta con tanto tiempo entre espacios que eso de que no pueda poner un anuncio le da para dedicarlo a abrasarnos con las loas constantes de sus propias producciones. Pero aunque queda ya un poco lejos, no me resisto a hablar de la Gala de los Goya. Para empezar de su presentadora. Eva H estuvo tan bien que debería hacérselo mirar. Ni un fallo reseñable, ni un tartamudeo, ni sentada entre las rodillas de Almodóvar y Banderas. No le tembló el pulso ni siquiera en su frase “vamos a hacer caso a los que nos mandan: Sarkozy y Merkel“. Buen momento al que le siguió las críticas al ladrillo institucional que metió el nuevo presidente acompañado de las dos vicepresidentas de la Academia de Cine. Con todo, el momento más espectacular fue la aparición de Santiago Segura. Este hombre, además de hacer el cine más taquillero y menos premiado de la historia está cogiendo tablas en televisión. Se ha convertido en uno de los grandes del Club de la Comedia. Su radiografía sobre sus compañeros que le habían apartado de todas las nominaciones fue clarísima. Sobre todo cuando vaticinó que el Goya se los llevaría Coronado en lugar de Antonio Banderas y que la estrellas internacional (Salma Hayek) se iría de vació con “una mana delante y la otra detrás”. Vale que Eva H lo bordó hasta en el tema de la coreografía con cuerpo de baile, pero hubo algo que le impedía alcanzar el nivel de comunicación y de comedia de Buenafuente el año pasado. Ahora que, visto el nivel de Segura, que la academia le proponga presentar a él la gala del año que viene, ya que quedó claro que lo que más le gusta a Eva es ser chica Almodóvar. Que nos ahorren la nueva versión de Torrente y su estrella Kiko Ribera.

TVE y el libro de estilo de los toros

EL Libro de Estilo es la norma que tienen los medios de comunicación como referencia sobre la forma y el fondo de su trabajo. En TVE lo cambian cada vez que entra la derecha. Del Libro de Estilo han tachado que las corridas de toros sean maltrato animal y las repondrán en esa hora taurina que coincide también con la de la merienda de los chavales. No nos vamos a rasgar aquí las vestiduras, entre otras cosas porque la tradición de matar toros por estas tierras se remonta tantos siglos atrás que su origen ser recoge de manera aproximada. Los toros en TVE se prohibieron hace seis años, cuando la primera legislatura de Zapatero iba ya adelante. Ahora no han esperado tanto, ni siquiera a que fuera nombrado el director general del medio.

Muy adelantada la legislatura de López y Basagoiti se ha estrenado la nueva serie documental Transición y Democracia en Euskadi. En su presentación el primer documental repasó la década de los 60 y el nacimiento de ETA. Con estilo sobrio y serio un impecable Iñaki Gabilondo vuelve a casa y toma con este programa el prime time de los próximos 13 jueves en ETB-2. Los que han venido para no marcharse en mucho tiempo son los guiñoles de Canal+ Francia. Es tal el revuelo mediático que han levantado que seguramente cambiarán también su Libro de Estilo para meterse con personajes españoles. Primero fueron los deportistas y hasta recibieron las comentarios de Juan Carlos I metido a crítico televisivo. Ahora desde esa cadena dan caña al ministro de Wert ese nuevo personaje que ataca de xenófobos a los guiñoles mientras reconoce que tiene un problema con el dopaje y le sacan sonándose la nariz como si se hubiera metido una raya. Pronto van a conseguir que muchos nos demos de alta en el Canal+ francés. Por lo menos su Libro de Estilo no ha renunciado al humor.

Ahora o nunca o Anne Igartiburu en zapatillas

No sé quién se daría cuenta de que los comentarios del partido de Champions entre el Barça y el Bayer Leverkusen eran realizados desde una cabina de estudio de TVE. Así se rompió la costumbre del Ente público y, después de todo una vida viendo el típico plano en el que aparecían los enviados especiales con el campo al fondo, se quedaron en casa como ejemplo de medida anticrisis. El cambio lo adelantó Sergio Sauca por Twitter, ese invento que más que canal funciona a hilillos de información, como los vasos sanguíneos. Un medio que muchos periodistas no sabemos todavía si utilizar o boicotear. La verdad es que no se notó mucho que estaban metidos en una cabina insonorizada sin espectadores que les pudieran aparecer por detrás o deslizar banderas que les interrumpieran su conexión en directo. Habrá especialistas que noten la diferencia, como que no es la misma tensión la que vive el comentarista en el campo que viendo las cámaras encerrado en un zulo. El caso es que el fútbol me impidió ver el estreno de Terra Nova y que tendré que dejar correr una semana para hablar de ella. De lo que sí se puede hablar es de las canciones de Eurovisión después del dedazo que eligiera a Pastora Soler, que ya ha seleccionado a su vez un par de canciones (Quédate conmigo y Tú eres mi vida). Ahora el juego que nos proponen es que elijamos dos de las propuestas por esos seres misteriosos que no tienen nombre pero que pueblan los rincones de TVE. Los títulos son Me despido de ti y Ahora o nunca. De estas dos hay que votar una y con las tres seleccionadas nos montarán un programa de esos que tan bien presenta Anne Igartiburu. Bueno, digo yo que será así. Puede también que a Anne también la recorten y pueda presentar el evento desde su casa, eso sí, sin que se le vean las zapatillas de paño.

El ‘Top less’ de Pilar Rubio y el fantasma de Jordi Hurtado

El desnudo de Pilar Rubio en la revista Interviú es una muestra del fondo de armario que tienen algunas publicaciones para tiempos difíciles. Es posible que este tipo de revistas hayan llegado al punto de que valgan más por lo que callan que por lo que muestran. El caso es que a Pilar han decidido sacarla desnuda ahora que es alguien y no hace catorce años, que es cuando le hubiera venido de perlas la promoción y que es cuando realmente hicieron las fotos. Este periodismo retro es una fórmula un poco sucia de mantener el negocio. Pero lo cierto es que se repite semana a semana. Hay una moda como de sacarle partido a los golpes bajos. Aunque la verdad es que la presentadora que salió de Sé lo que hicisteis con contrato millonario de Telecinco ha tenido que marchar a Argentina, donde hace de Ramón García en un concurso parecido a aquel que hacían con vaquilla y chapuzones. Un poco antes de que Rubio se dejara fotografiar en top less comenzó Saber y ganar, el programa de La 2 que este viernes celebra sus tres lustros en TVE siendo el programa de mayor audiencia, algo que tampoco es extraño dados los datos que presenta esta cadena en los últimos años. Así que felicidades a los protagonistas del concurso. Sobre todo al presentador, Jordi Hurtado, que no hace mucho tuvo que soportar una campaña surrealista que aseguraba que había fallecido. Quizás por eso, en Saber y ganar se pusieron las pilas y vincularon más la temática y las preguntas a la actualidad. Algo que debieron hacer hace mucho tiempo para no dar esa sensación de que el programa es un bucle en el tiempo. Aunque la verdad es que, después de ver la expectación de las fotos de Pilar Rubio, podrían encontrar un filón haciendo lo propio con los concursantes. Después de 45 programas, ojo Merçe Gil con las fotos que te hagan.

La Milá y la voz engolada de Matías Prats

Después de ocho temporadas y 177 capítulos a House le cierran el chiringuito. El exceso de calmantes o la morfina en vena han ido descafeinando la serie. Cada capítulo era como un vago recuerdo de otro que ya lo habíamos soñado antes. Era el momento de dejarlo. Todo lo contrario de Con el culo al aire, una serie que arranca con fuerza y que apunta un guion con buen pulso para hacernos esas cosquillas que tanta falta hacen siempre a los espectadores en tiempos de bonanzas por un lado, y en tiempos de crisis por el otro. Antena 3 apuesta por el lado del humor y esto va en serio. Ahora hace falta que renueven algo sus informativos. Sobre todo los de la noche. Alguien debería decirle a Matías Prats que deje de poner esa voz encriptada, como sacada de debajo de la cripta de Franco o de uno de esos documentales del No-Do (ahora seguro que encima le dan el enésimo TP para dejarme otra vez en feo). Una semana ha durado el vizcaíno Aris en Gran Hermano. Una semana y ahí le estaban esperando en la salida. Mercedes Milá se frotó las manos y puso toda su experiencia de cámara oculta para sacarle las lágrimas al concursante en el plató. Lo consiguió. Entró a la yugular como en los documentales de La 2. Cuando ve que puede vapulear a su víctima no tiene freno. Aris no se ganó la simpatía de nadie, pero la Milá en cuanto tiene oportunidad de formar parte del espectáculo sobreactúa hasta el paroxismo. Es posible que le paguen por ello, aunque mucho me temo que esa exageración es puro egocentrismo que poco aporta al programa. “¿Para qué has venido a este programa?” preguntaba con suficiencia la presentadora al concursante. Una pregunta que podría hacer extensiva a sus espectadores: “¿Qué hacéis viendo GH?” Pues eso, verles el culo y, de paso, sacar las ganas de llorar.