SIEMPRE LA MISMA HISTORIA

A Hola Puta
le cuesta moverse de casa.
Si organizas un plan, Hola Puta
se hace el remolón.

Mientras tanto,
un gato flaco se lava
en su jardín.

A Hola Puta no le gusta
recoger colillas
del suelo.

A Hola Puta le gusta tener dinero
para poder comprar sus
propios cigarrillos.

Y es que la vida de Hola Puta,
su vida, pretende ser
sencilla.

Ahora he quedado con Hola Puta.
Seguro que me viene con que
los jevis son personas
como tú y como
yo.

Seguro que me recuerda que una lata de cerveza
en el fondo de un lago puede ser una casa
para un pez.

Y luego me saldrá con la
historia del tritón que guardado
en una mano se convirtió en mano loca.

Siempre la misma historia.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *