MI PRIMER DÍA EN EL PUEBLO

Y así empieza mi primer día en el pueblo.
Rodeado de lagartijas.

Esos pequeños dragones que por una razón biológica
necesitan transmitir el calor del cemento
a su fino y escamado corazón.

Y así empieza mi primer día en el pueblo.
Rodeado de una plaga de mariposas
devoradoras de boj.

Son bonitas pero
son plaga.

Y en mi pueblo hay un gallo cabrón
que canta por las mañanas,
pero a mí no me
molesta.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *