LA VIEJA DE PELO CORTO

Yo no sabía que nuestro
destino era estar
juntos.

Lo supe cuando esa vieja de pelo corto
me gritó en plena cara:

¡Subnormal!

Lo supe cuando esa vieja me dijo
apretando mi cuello
con fuerza:

¡Reubicar es sinónimo de matar!

Y así acabamos,
juntos pero siempre al acecho,
hace tiempo que no veo,
a la vieja de pelo
corto.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *