LIMPIANDO EL SUELO

Una bolsa de basura se mira en el espejo,
se siente tan obtusa,
tan llena de nada,

mientras,

los patos se pelean en la orilla del río,
se pelean por cada trozo de
tierra que consideran

les pertenece.

A veces la vida es como una
mismísima patada en

el trasero,

a veces la vida es un bote de aceite
usado que se derrama en el
suelo de la cocina en

forma de charco,

un charco viscoso que pisas
y te hace resbalar

de cabeza.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *