UN LIBRILLO DE OCB

Hoy no,
que tienes que estudiar
la manera de fastidiarme todo el invierno,
es muy fácil, una gotita de grasa en la luna delantera
del coche, el parabrisas la extiende y eso es suficiente para

fastidiarme todo el invierno.

Yo mientras seguiré asistiendo puntualmente a todas tus
reuniones, todavía conservo el sintonizador TDT que
me regalaste con su manual de instrucciones,
lo malo es que ya no veo la tele, en el
fondo no querías desprenderte

de él.

¿Por qué me lo regalaste?
¿En que momento lo acepté y por qué?

Entonces todo era tan rocambolesco, recuerdo
al perro de tu vecino, cómo le gustaba
a ese perro mirar por la ventana,
la lancha ya la teníamos,

un plato, un cuchillo,
un librillo de
OCB.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *