MI PENÚLTIMA OPORTUNIDAD

Dicen
que merodeo,
que cocino todas las
mañanas y que luego tiro

la comida.

Pero eso es mentira,
no se dan cuenta de todo
el esfuerzo, la inmensa mayoría

no cocina.

Se acabó el fin de semana más divertido del mes,
qué manera de llover, pensándolo bien,
te regalo mi vaso, es mi penúltima

oportunidad.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *