UN BUEN TIPO

Tenía 
un vocabulario 
muy cómodo, muy de 

la calle. 

Limpiaba como nadie, siempre bajo los 
efectos de alguna droga, nunca he 
visto a nadie limpiar 

igual.

Lloraban sus flores y formaban profundos 
regueros de nieve, 

y horadaban sus actos,
y abrazaba las farolas,
y los charcos, 

y el barro.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *