Lanzar la constitución contra los periodistas

SE llama la Liga Nacional de Fútbol Americano y se la conoce como la Super Bowl. Este fin de semana, el partido entre los Giants de Nueva York contra los Patriots de Nueva Inglaterra tuvo enganchado a buena parte de la audiencia de la tele planetaria y la mitad de la americana. El acontecimiento fue de tal magnitud que en el descanso montaron y desmontaron en tiempo récord un escenario para que Madonna hiciera un breve remix de sus éxitos. Un espectáculo que tuvo como protagonista a Mia, una acompañante de la diva que ha saltado a la fama por hacer una peineta a la cámara. Y es que cada vez cuesta menos llamar la atención de los americanos. Hace unos años, Janet Jackson tuvo que destaparse una teta para que le hicieran caso (algo que tuvo como consecuencia que en el futuro, el partido no se emitiese en directo dejando unos segundo como colchón de seguridad por si hubiera que meter la tijera). El caso es que el gesto de la cantante ha trascendido más que el resultado, que por cierto, por si a estas alturas le interesa a alguien, ganaron los de Nueva York. Y es que la tele cada vez responde a esa idea de que «El aleteo de las alas de una mariposa en Brasil pueden provocar un tsunami al otro lado del mundo» y no me hagan levantarme a comprobar qué parte del planeta es esa. De lo que estoy seguro es que los que viven fuera de la realidad son los del Tribunal Constitucional. Han declarado ilegítimo el uso de la cámara oculta para reportajes informativos. Supongo que esta decisión tiene algo que ver con la idea de poner a los periodistas en desventaja frente a otros profesionales. Que este tribunal solo se atreva con el derecho a la información es sospechoso. Lo que han conseguido no es solucionar el problema, si no que algunos periodistas vayan a la cárcel por hacer su trabajo. Enhorabuena eminencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *