Pastor y la Milá

Ayer se conocía en Twitter que un político del PP bromeaba con Ana Pastor sobre su inminente exilio a Canal Sur. Algunos del PP son como las erupciones de la isla de El Hierro: uno no sabe si esconden un formidable espectáculo geológico o son el preludio de una tragedia. Las señales de prepotencia ante una inminente victoria suenan a que van a barrer el panorama a los que no consideren de los suyos. Y es una pena porque tal actitud recuerda en parte a la del régimen iraní, que ha metido en la cárcel a Marzi Vafamehrha. Una actriz cuyo delito ha sido interpretar el papel de una joven artista que intenta salvar todos los obstáculos para viajar a Australia. Le ha caído un año de prisión con la propina de 90 latigazos por atreverse a interpretar en una película que ha circulado en el mercado negro de Irán, algo que ella no podía controlar. Un país donde la burocracia y la prepotencia de sus políticos acaban con las esperanzas de libertad de sus ciudadanos.

No estamos en Irán y no dudo de que las amenazas de quienes ganen las elecciones se ajusten a derecho. Pero conviene guardar las formas en un planeta en el que conviven, tan mezclados, el derecho a la información con la censura. Si hasta EEUU ha obligado a Google a que les dé información sobre los integrantes de la red Wikileaks (la mosca cojonera de todos los gobiernos del mundo), salta a la vista que el control de las informaciones mundiales sigue en estado de alerta permanente como en los mejores tiempos de la Guerra Fría.

Y hablando de viejos tiempos: ayer comenzó la nueva temporada del programa de Mercedes Milá Diario de… En una entrevista de promoción Mercedes dijo la frase de la semana: «Las cárceles deben vaciarse para meter a los banqueros» Ojo que creo que no estaba hablando de Irán. La Milá viene cañera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *