Noticias y zafios

Algo va mal en el mundo cuando durante una semana se reúnen todos los mandatarios y se van sin explicarnos si el futuro que nos aguarda es llevadero o simplemente no nos queda futuro. Algunos teóricos de la comunicación aseguran que la crisis no nos deja pensar en grandes ideas; que nuestra mente está más preocupada de vivir el momento que de prevenir acontecimientos de mayor trascendencia. Ahí es donde la televisión juega un papel decisivo. Resulta que la propaganda que tanto daño hizo a la televisión pública en tiempos de Aznar comienza a tomar posiciones en la actual TVE. Y veremos si el ejemplo se extiende o no a otras cadenas que no necesitan, como ésta, guardar las formas. La apertura del informativo del pasado fin de semana lo deja bastante claro. Abrieron con la peregrina noticias de que los nuevos ministros no se van de vacaciones y trabajan intensamente para afrontar la crisis. Como lo leen o como lo vieron. Malos tiempos los que nos aguardan si los efectos colaterales de este diluvio de malas noticias económicas lo quieren paliar abriendo un paraguas informativo de buen rollo y milongas. Junto con la prensa, la televisión es el medio de comunicación de mayor influencia social, y la tentación de manipularla siempre está ahí. Es tan difícil que los mandatarios se resistan a utilizar estos canales para modificar la realidad que siempre acaban metiendo sus interferencias. Esperemos que lo de las vacaciones de los nuevos ministros sólo sea un borrón ocasional producido por algún zafio de la manipulación. Ahora que se buscan soluciones para arreglar el mundo y conviven Obama con Zapatero, resulta que a alguien se le ha ocurrido que la realidad puede inventarse a conveniencia. Que la televisión es ese aparato capaz de hacernos creer que el mundo tiene el tamaño de sus telediarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *