Mujeres del tiempo

JUNTO al efectivo Podemos, eslogan con el que Cuatro ha dado la brasa durante estos días, habría que colocar la frase de «Yo sobreviví a la Eurocopa». Porque las cadenas tienen como criterio sagrado el de jamás hablar de los contenidos de su competencia. No ofrecer ni un pelo de publicidad para no dar ideas a su trabajada audiencia. Pero esta norma se rompe cuando hablamos de fútbol y de una docena de cracks del deporte. Resulta curioso que se hagan programaciones para que los espectadores no se vayan de la mano del mando a distancia al fútbol y luego vengan los periodistas de la cadena a reconocer que el partido fue espectacular cuando en realidad deberían haber estado viendo sus propios programas. Reconocen que no, que ellos también disfrutaron con el fútbol de la selección que casualmente ponían en Cuatro. Pero dejemos ya de hablar de la Eurocopa y vayamos entrando en materia veraniega. Después de leer en estas mismas líneas la jubilación de Maldonado, lo veo con otra intensidad. Sus bajas presiones y su anticiclón de las Azores me provocan nostalgia. La verdad es que su figura ha ido engordando, con el paso de los años ocupaba cada vez más pulgadas de la pantalla hasta tapar casi todo el mapa, pero su estilo se ha mantenido intacto, camuflado su acento andaluz y esa lectura automática como de niño aplicado al que le faltara el aire para decir todo lo que sabe. Y es que Maldonado fue el sustituto natural del conocido como el hombre del tiempo figura emblemática de los primeros años de TVE que en su momento fue Mariano Medina. Una de las personas más populares tanto por su gracejo como por sus fallos garrafales en las predicciones. A Maldonado lo prejubilan, a Picazo lo mandan a presentar realitys pues ojo Urko y Alex el tiempo en TV, con el permiso del franciscano Pello Zabala, parece cosa de mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *