Factura médica


El despliegue de Cuatro para la presentación de la nueva temporada deDoctor House es una nueva forma de promoción que hasta ahora no se había prodigado mucho por aquí. Enviaron todo un equipo para que nos enseñara e ilustrara sobre los escenarios en los que se rueda la serie, que para muchos es la gran revelación. Dentro del reportaje incluyeron también una pequeña entrevista con el actor Hugh Laurie, que lo mismo hacía de sí mismo que nos ofrecía en primicia algún gesto característico de House cascarrabias, genio y drogadicto. El caso es que el martes comienza el primero de los 17 capítulos en los que se dará todo un repaso a esas enfermedades que tiene uno de entre 40 millones, pero que el equipo, tras arduas investigaciones, logrará dar diagnóstico. Con heridas de mayor claridad y directa al grano ha comenzado desde Chicago en pleno invierno la nueva temporada de Urgencias . Vuelve a la noche de los viernes con toda la fuerza con la que acostumbra: echando toda la leña en el asador de las relaciones personales de los personajes sanitarios, y originalidad en el punto de vista y la presentación de los personajes pacientes. Es difícil de entender esta atracción morbosa que despiertan las series con temática médica. Seguramente tienen mucho que ver con ese juego de cara y cruz en el que se convierte la propia vida. Un juego de ruleta rusa en el que vamos disparando sin saberlo contra nuestra propia sien hasta que un día se produce el disparo y la sorpresa. Hay algo de tabla de salvamento y de espectáculo macabro ante el que uno no puede apartar la vista. Uno es testigo de toda esa fatalidad desde el burladero del sofá, agarrado al cojín como parapeto, y ve esa mezcla de mutilaciones, entubamientos, desfibriladores con amores y desencuentros. Hasta la lejana primavera, tanta pasión por los médicos acabará pasándonos factura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *