Mentes enfermas

Marc Cherry es el creador de la serie Mujeres desesperadas . Es interesante que la idea de escribirla se la dio su madre octogenaria. Escuchaban por televisión la noticia de una mujer que había ahogado a sus hijos en un arrebato de locura. Cherry se preguntó como quien no quiere la cosa y en voz alta cómo puede llegar alguien a estar tan desesperado como para hacer algo así. Su madre, sin darle mayor importancia, dijo: “Yo lo he estado”. De semejante comentario nació la idea para una serie. Las vidas aparentemente ejemplares encierran secretos terribles y frustraciones inexplicables. Y esto mismo nos ocurre a los espectadores. De entre toda la oferta televisiva nos atrae poderosamente esa parte oscura y morbosa que ofrece a caudales la llamada televisión basura. Del tratamiento de la muerte de Rocío Dúrcal se podría llegar a la conclusión de que, quienes manejan la televisión, son mentes enfermas cuya única aspiración es que las nuestras, nuestras mentes, estén a su altura. Parece que la muerte de la Dúrcal ha sido una simple prueba de lo que nos aguarda cuando eso mismo le suceda a la otra Rocío, cuya vida se debate entre la fiebre y la desproporción de unos medios de comunicación que han perdido el norte. La enfermedad de los famosos convierte a parte de esta profesión periodística en pájaros de mal agüero o, peor, simples buitres de la carroña informativa que provocan los famosos a punto de cascarla. Desde luego no voy a pedir un poco de sentido común desde estas líneas porque muchos de mis colegas dirían, con razón, que estoy fuera del mercado. En el espectador anónimo que se sienta en el sofá está buena parte de la respuesta al futuro que le espera a la televisión basura. Mientras los ilusos creen que eso ya no se estila, va su madre y la socializa para toda la familia.

Un comentario sobre “Mentes enfermas”

  1. Marc Cherry el guionista que de Mujeres desesperadas es el mismo creador de Las chicas de oro aquella maravillosa serie de los años 80. Lo digo porque me parece curiosa la inforamación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *