Cierre y ‘7 vidas’

En el último año el déficit de TVE se ha incrementado en 624 millones hasta dejarlo en 7.551 millones de euros. Ante tal desfachatez a los responsables se les ha ocurrido la genial idea de recortar el tema por los centros territoriales. Puestos a cortar amputamos la periferia para que la burocracia interior pueda mantenerse una temporada más. Que TVE prescinda de parte de sus centros territoriales es, además de reconocer su fracaso absoluto en el manejo de sus propios recursos, un recorte del derecho a la información local para el ciudadano. Lo cierto es que quienes manejan los hilos de este monstruo que provoca la hemorragia permanente de las arcas públicas prefieren cargarse el servicio público antes que mandar al carajo a las cuatro productoras que le mangonean y que marcan las pautas de los programas basura a los que nos tiene acostumbrados. Pero toca hablar hoy de Siete vidas, ya que el domingo hizo historia y de paso, en directo, su capítulo 200. Todo un récord para una serie que inyecta en sus guiones la vitamina adictiva del humor con la que consiguen convocar, domingo a domingo, a los espectadores. Para la celebración utilizaron el método americano de grabar en directo y con público el capítulo. Y claro, el juego sin red consiguió sus propósitos de emotiva celebración. Sobre todo porque de 7 vidas han salido, uno a uno, varios de los mejores actores de televisión de la última década. Todos acudieron en ayuda de Sole, acuciada por un inminente desahucio, y todos regresaron esa noche para impedir que Amparo Baró deje la producción. Carmen Machi, Florentino, Santi Millán, Eva Santolaria e incluso la grabación de Javier Cámara, que no pudo estar en el sarao. Celebración y homenaje para una serie rara en Telecinco, rodeada como está de cotilleos y periodismo de baratillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *