NO NECESITO NADA Y LO NECESITO AHORA

Me gusta caminar.
Me gusta caminar por la ciudad.

Cuando camino pienso mejor.
Cuando miro escaparates pienso mejor.

No necesito a la montaña.
O por lo menos por ahora no.

Me gustan las gasolineras del centro
y no me hace falta para nada
un alisado japonés.

No necesito nada y lo necesito ahora.

Sopla una ráfaga de viento.

Un trozo de papel higiénico
revolotea entre cuatro
palomas.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.