NO SE LLAMA JERRY

UN vagabundo sin
UN zapato tumbado en
UN banco.

Y todos miran lo que lleva entre las manos.
Restos de arroz de una boda.
Le aplauden como a
UN payaso.

No se
llama Jerry.
No tiene nombre.

UN vagabundo sin
UN zapato tumbado en
UN banco.

UN vagabundo agredido junto a un árbol.

Le han roto todos los huesos
y el cráneo con UN
palo largo.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.