¿POR QUÉ NO TE CALLAS?

Cuando la rama de un árbol
apoyada en un seto no
llama mi atención.

Y una paloma me tapa el sol con el ala.
Y una paloma le pregunta a otra
paloma.

¿Qué te pasa?
¿Por qué no contestas?
¿Por qué no alzas el vuelo?

Cuando eso pasa
imito la risa de un desconocido.

Una risa horrible
que se burla de un mosquito
reflejado en un
espejo.

¿Qué te pasa?
¿Por qué no te callas?
¿Por qué no alzas el vuelo?

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *