MADANELA NO SE LLAMA MAGDALENA

Un haz de luz rosa cruza mi pasillo.
No lo he visto, me lo he

imaginado.

No digo nada
que no sea verdad.
No describo porque no
quiero añadir delirio al delirio.

Madanela no se llama Magdalena.
No lo he dicho yo, me lo ha

dicho ella.

No puedo escribir en verso pero
puedo despepitar y cortar

un pimiento.

No es por salud, es que no rimo bien.
Puedo estar mirando una planta toda la tarde

y no verla crecer.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *