EL ENCARGADO

Nadie me ha concedido el privilegio,
me lo he concedido yo solito.

Yo solito soy el encargado

de tocar el bombo
de aplaudir
de gritar

como un loco a las ocho.

Necesito cubrir esa función que nadie me ha regalado.
Yo solito he decidido ser a las ocho

el encargado.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *