TOUT VA BIEN

Mi primo mató un pavo real.
Sería buena señal de que todo iba bien.

Tout va bien. – Dijo un francés de Madagascar.

La incertidumbre y las preguntas sin resolver
rondaban la cabeza de mi primo.

Pero se hizo la luz.
Pero se ató los zapatos.
Era una sensación de película de

ciencia ficción.

Primero un lazo y luego dos vueltas completas.
Su sentido común y las recetas de tres
abuelas malgaches hicieron

el resto.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *