LA TRAMA

Mis recuerdos en tropel,
un yogurt debajo de la mesa,

una tienda de alquiler de cedés.

La luz del pasillo no era una luz encendida,
la luz del pasillo era una luz abierta

que mi padre cerraba.

No me quedan fuerzas para recordar más,
me gusta el fundido, me gusta sin cortes,

me ayuda a entender mejor la trama.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *