PECERA MUERTA

El cuento romántico sigue de moda,
es la tela de araña que atrapa tu
reflejo, es un clavo ardiendo,
son tus ojos de

cordero.

Luego están los caramelos,
no caducan envueltos
en papel arrugado,
(sencillamente)

saben raro.

Cuando te aferras a lo indecible
es bueno tener cerca

un caramelo,

y es bueno tener un final para tu cuento,
lejos de casa, tu pecera muerta

flota en la espera.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *