Y ROTAS TODAS LAS PANTALLAS

Cuando empieza a llover,
y todo se desmorona,
cuando los accidentes ocurren,
o pueden ocurrir todo el rato,
el simple atropello diario,
la lluvia dentro de casa,
un colchón usado,
pedalear,
hacerlo sin manos,
todo esto,
una tarde cualquiera,
una tarde que por lo que sea,
te duele la cabeza,

porque no es una buena tarde,

es mejor apuntarlo todo en una libreta,
es mejor cruzar por los pasos de cebra,
y pensar un cuchillo clavado en la cama,
y pensar dinero robado,
y pensar cepillos de dientes,

y rotas todas las pantallas.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *