CAÍDAS TONTAS

Voy a 
comprar un pastel 
y regalar un regalo, voy 

a comprarlo.

No me gusta rodear el parque,
no me gusta cruzarlo, voy a
comprar un pastel
y me lo voy a

comer. 

La inmensa mayoría se observa 
reflejada en los charcos, 
yo no sin mi pastel,
no quiero que 

me 
comparéis
con esas caídas 
tontas, esas que nadie 
ve pero no por ello dejan 

de ser tontas.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *