¡DESAPARECE!

Tenía 
(((mala vibra))),
los perros le ladraban,
se afeitó la cabeza y dijo,
cuerpo, ya no te necesito, 

¡desaparece!

Pero su cuerpo no desapareció, 
porque de pronto recordó 
que había congelado un
polvorón.

Para cuando llegue la Navidad – dijo.

Y llegó la Navidad, y tuvo que besar una 
garrapata del tamaño de un garbanzo.

Sólo tienes que apretar los labios, 
así – dijo.

*
Y apretó los labios, y besó la 
garrapata, y los perros 

le ladraban,

y se dejó el pelo largo 
y dijo, cuerpo, ya 
no te necesito, 

¡desaparece! 
………….
……….
…….
…..

.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *