EL FLEXO

El día
se torna oscuro,
todo parece perdido, enciendo

de nuevo el flexo.

El día toca su fin y da paso
a la noche,

pero de pronto un extraño,
un inesperado sol se asoma entre las
nubes, iluminando mi ventana y bañando de luz
las paredes de mi cuarto, provocando
que yo, apague de nuevo

el flexo.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *