FUEGO AZUL

Arrancad,
matad las flores y
abandonadlas en plena

calle.

Seguid el reguero de luz que abandona
el fuego azul, fuego que tortura,
fuego que calienta pero no

quema.

Seguid
el reguero que
vosotros también seréis

fuego azul.

Es importante afligir, lanzar semillas en
arrebuche y ver crecer las flores
antes de arrancarlas

de raíz.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *