LA URRACA

Cualquier cosa
y como la urraca juega
con las palabras, una tremenda

nada invade la casa.

Una mosca mojada en la pila de la cocina,
una rama rota en la carretera es un
brazo cortado en la carretera.

Me dijeron.

Habla de aquellos edificios que te hicieron
sentir de pequeño, habla de la burbuja
rosa, de los porches y los portales
blancos que antaño te hicieron

sentir algo.

Cualquier cosa y como la urraca
juega con las palabras, una
tremenda nada invade

la casa.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *