LOS HELADOS

Detrás de una
gasolinera te pedí perdón
pero tú sólo querías repostar

y largarte.

He comprado unos helados y los he olvidado en
la mesa de la cocina, tengo miedo a que se
derritan con el calor del verano, todo
lleno de chocolate, imagina qué
desastre, pero me hace ilusión
que me pidas perdón,

de verdad,

pero me tengo
que largar, ya sabes,

los helados.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *