TESPERO EN LA ZUMERÍA

No es la primera vez,
no es la primera vez que me dices

yo no creo en la religión.

Me lo dijiste cuando meabas
encima de una piedra plana en aquella
vendimia nocturna que organizaron tus vecinos.

Me lo dijiste bastante serio.

Yo no creo en la religión.

¿Y ahora yo cómo me quedo?

Te contesté.

Entonces pusiste cara de tonto, una cara de tonto
que iluminaba la luna, y tu sombra dormida,
y entonces agitaste tu cola

diminuta.

Mencanta esa cabecita que gira
sobre tus hombros,

me dijiste.

Tespero en la zumería,

te contesté.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *