EL NÚMERO UNO DEL MUNDO

Me gustaría
trabajar en una tienda
de informática muy pequeñita
y no vivir en esta mierda de sitio que

afecta mi cerebro.

Me gustaría
inaugurar mi tiendecita nueva
cuando ya no quede nadie vivo en

la tierra.

Qué malo ser y no poder evitar ser
el número dos del

mundo.

Cuando sólo exista yo seré hasta
que me muera el puto

número uno.

Así que cuando quieras puedes llevarme
a la tienda la torre de tu ordenador
viejo para que le instale una

tarjeta gráfica nueva.

¡A no joder!
¡Que tú no estás vivo!

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *