TODO EL RATO

No arranca
el motor todo el rato 
como en las películas de terror.

No arranca el motor todo el rato, qué pena
que no me siga nadie con un cuchillo

en la mano.

Qué pena, qué bonito el cielo,
qué pena o qué bendición
que albergue tanto

tarado.

A una calabaza el planeta tierra
se parece girando, a una
calabaza que se pudre

todo el rato.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *