TENGO ATAQUES DE FELICIDAD

Con una
rueda de carretilla 
me dirijo al fin del mundo.

Piso un charco de color azul,
sigo la línea de color azul,
tengo ataques de

felicidad.

¿Cuándo sabe un viejo que mira las obras
que se ha convertido en un viejo
que mira las obras?

Piso un charco de color azul,
sigo la línea de color azul,
bajo la persiana de mi
habitación con

fuerza.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *