LA CASA DE INABONOS

Se chocaba de frente, giró el volante
hacia la izquierda y tiró del freno

de mano.

Pudo lavarse los dientes tumbado
en la cama mirando el

techo,

pudo palmarla montado
en su flamenco,

pudo llegar vivo a la casa de inabonos
y observar las calles impregnadas
de magnesio y las fundas grises
de los coches pero

no hizo nada.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Un comentario sobre “LA CASA DE INABONOS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *