CUANDO TE PONES NERVIOSO

Pones la cabeza debajo de la misma gotera
que no es una ducha pero que

moja igual.

Plantas un limonero en la misma maceta
y lo plantas de nuevo a la vista

de todos.

Derramas un táper de comida en sus pantalones
como en aquella fiesta del vecino francesa.

¿No lo recuerdas?

¿Cuando levantaste la tapa y la comida salió disparada
y aterrizó en su entrepierna?

Luego quisiste poner la cabeza debajo de la misma gotera
que no es una ducha pero que moja igual y plantaste
un limonero en la misma maceta, y lo plantaste
de nuevo a la vista

de todos.

No me digas que no te acuerdas de nada
porque sigues haciendo lo mismo

cuando te pones nervioso.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *