REFLEJADO EN TU RETROVISOR

Siempre te ocurre lo mismo
a setenta kilómetros

a la hora.

Un pájaro vuela delante de tu coche,
un pájaro juega, un pájaro

se divierte.

Un árbol de color amarillo
te observa desde lo alto
de una colina.

Te detienes cada cien metros en el arcén
y te pruebas cada cien metros
cinco gafas de sol

diferentes.

Y es que no te ves tan guapo reflejado
en tu retrovisor, ni con gafas

ni sin ellas.

Publicado por

Txema Maraví Artieda

Soy de mi pueblo de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *